súmese 01 01

Próximamente

El presidente de la Asociación de Despachantes de Aduana del Uruguay, Gerardo Ramis, realizó un balance de los temas fundamentales que ocuparon su gestión

Estando en la finalización del período de gestión de la Comisión Directiva que rigió los destinos de la Asociación de Despachantes de Aduana del Uruguay (ADAU) estos últimos tres años, cabe realizar un breve balance de lo actuado. Si bien han sido muchos los desafíos que debimos enfrentar en los últimos años, de todas formas, gracias al trabajo realizado,estimo que se pudo cumplir con un amplio cronograma de actividades y objetivos en beneficio del gremio y del comercio exterior, tanto a nivel nacional como internacional.

Todo esto no hubiera sido posible sin el fructífero y constante trabajo que llevamos adelante con todas las autoridades públicas, el Ministerio de Economía, y de manera especial con la Dirección Nacional de Aduanas y la Administración Nacional de Puertos, para la implementación de mejores procedimientos tanto en importación, como en exportación y en tránsito.

En ese sentido fue intensa la colaboración de las comisiones especiales que asesoran a la Comisión Directiva, aportando el conocimiento y la experiencia de muchas firmas despachantes especializadas en cada una de estas operaciones; particularmente en este último año, en el que se puso en marcha un nuevo procedimiento de control en la exportación, que requirió un intenso trabajo tanto con Aduana como con nuestros colegas despachantes, para que los exportadores y todos quienes participan en esa operativa tomaran debida conciencia de la sensibilidad que este tema pasó a tener para la imagen de nuestro país en el exterior.

También en este período fue positivo nuestro relacionamiento con las autoridades de la Administración Nacional de Puertos, con quienes continuamos trabajando, entre otros temas, en la mejora de los servicios de pago online, y en general aportando en las reuniones semanales de la subcoordinadora y de la Comisión Coordinadora Honoraria nuestro asesoramiento sobre distintos temas operativos.

Desarrollamos además una intensa actividad como miembros integrantes del Instituto Nacional de Logística (Inalog), que llevó adelante varias iniciativas tendientes a la mejora del ámbito de nuestro comercio exterior, con el objetivo de atraer nuevos inversores facilitando procedimientos y analizando los tiempos y costos de nuestra cadena logística.

En ese sentido, llevó adelante, con la colaboración de Transforma Uruguay y la dirección de una empresa consultora extranjera, un pormenorizado análisis de todos los costos que tienen, en nuestro país, distintas operativas de comercio exterior a fin de analizar oportunidades para mejorar nuestra competitividad.

En dicho estudio sobre competitividad, ADAU aportó el conocimiento y la experiencia en todos aquellos aspectos que pudieran ser sensibles al momento de comerciar con otros mercados internacionales, tanto en el ingreso como en el egreso de las mercaderías. El informe brindó herramientas importantes que marcan una hoja de ruta en lo que significará en el futuro nuestro posicionamiento internacional en esa materia.

Dentro del ámbito privado, cabe destacar que fue por demás intenso el trabajo realizado de manera conjunta, tanto con la Confederación de Cámaras, de la que somos miembros, como con las distintas gremiales, para lograr objetivos de interés común en procura de un comercio exterior más ágil. Así es que llevamos delante de manera coordinada distintas iniciativas con la Unión de Exportadores del Uruguay, la Cámara de Industrias y la Cámara Nacional de Comercio y Servicios.

Como un ejemplo concreto, se pudo implementar un nuevo régimen promocional de exportaciones hasta US$ 2.000, llamado Tu Exporta, para micro y pequeñas empresas, en cuyo desarrollo participaron organismos públicos y privados, tanto la Oficina de Transforma Uruguay de Presidencia de la República, el Ministerio de Economía y Finanzas, la Ventanilla Única de Comercio Exterior, la Dirección Nacional de Aduanas, la Unión de Exportadores y nuestra Asociación, logrando generar un ámbito de negocios de exportación para artesanos y pequeños productores que no accedían a esta posibilidad por costos y formalidades.

Asimismo se participó en la concreción de un completo mapeo de exportación y de importación que realizó la Cámara de Industrias del Uruguay, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo por Procomex y la Confederación de Industrias de Brasil.

Durante el desarrollo de este trabajo, se analizaron detenidamente todos los procesos de importación y exportación con el objetivo de ubicar oportunidades de mejora, cuellos de botella y costos que pudieran ser reducidos o eliminados a fin de que nuestro comercio exterior sea más competitivo a nivel internacional.

A nivel internacional, durante este período continuamos participando en eventos de la Asociación Internacional de Profesionales Aduaneros, y de la Federación Internacional de Agentes de Aduana, entidades de las que somos afiliados y desde donde trabajamos desde hace ya años en la defensa y profesionalización del rol de los despachantes de aduana.

También hemos mantenido la participación en reuniones de comités técnicos en la Organización Mundial de Aduanas (OMA), donde pudimos obtener información técnica fundamental para el mejor desempeño de nuestra actividad, conociendo además en ese ámbito hacia dónde avanzan las aduanas del mundo en aspectos de procedimientos, integración de fronteras, sistemas informatizados, etcétera.

A nivel interno, nos enfocamos especialmente en brindar más y mejor servicio a nuestros asociados, que es uno de los principales objetivos de nuestra institución, apuntando especialmente a poner el acento en desarrollar un constante plan de capacitación y perfeccionamiento para los despachantes de aduana y sus funcionarios.

En ese sentido, en el 2019 se dictaron más de 15 cursos o seminarios para nuestros socios, instancias que trataron sobre diversos temas que se vinculan con la profesión, con el aporte de los mejores expositores nacionales e internacionales, y que consideramos importantes para mantenernos al día en aspectos del comercio que requieren constante actualización.

Así se dieron charlas, cursos o conferencias que abordaron entre otros temas la prevención del lavado de activos, Medios de Pago en el Comercio Internacional, Admisión Temporaria, o Sistema Armonizado de clasificación de Mercaderías.

También, con el objetivo de beneficiar a nuestros socios, se puso a disposición de estos —sobre todo de las firmas despachantes de aduana que desarrollan su tarea fuera de la Ciudad Vieja— una cómoda oficina en nuestra sede social, equipada con computadoras, impresoras y todos aquellos insumos que les permitan, sin tener que desplazarse, poder desarrollar de manera eficiente su actividad profesional.

Cabe destacar que en este período se cumplieron los primeros 15 años de la fundación de nuestra Escuela de Formación Profesional en Comercio Exterior y Aduanas.

Este acontecimiento nos demostró que año a año nuestra escuela continúa creciendo, siendo la única institución de enseñanza en América Latina con la certificación Picard otorgada por la Organización Mundial de Aduanas, con la calificación de entidad de enseñanza terciaria no universitaria, y con un selecto plantel docente.

A eso se suma que este año estamos trabajando con la Academia Internacional de la Organización Mundial de Aduanas (WCO Academy) para suscribir un acuerdo por el cual nuestra escuela pasará a ser un representante distribuidor en América Latina de todos los cursos que dicta dicha academia desde Bruselas.

No podemos dejar de mencionar que todas estas actividades que veníamos desarrollando se vieron a partir de marzo de este último año drásticamente alteradas, no solo desde el punto de vista de nuestra actividad, sino de todos los actores que integramos la cadena logística del comercio exterior, ante el surgimiento de la pandemia del COVID-19.

Resulta imposible determinar qué consecuencias tendrá en el futuro para nuestro país y el mundo la actual emergencia sanitaria, en especial en el comercio exterior, pero mientras tanto todos hemos asumido el compromiso de, en la medida de lo posible, mantener en funcionamiento la cadena de pagos y la sustentabilidad del país.

Ante este escenario y mientras esta emergencia aún está en curso, somos conscientes de que el comercio exterior no puede detenerse y que los despachantes de aduana debemos continuar brindando nuestro servicio profesional a fin de mantener el abastecimiento al mercado de bienes sensibles o no, pero que deben llegar de todas formas a los hogares de los uruguayos.

Por tanto, es de destacar el apoyo y colaboración que en todo momento las autoridades tanto aduaneras como portuarias nos han venido brindando para flexibilizar y digitalizar todos aquellos procesos que requerían necesariamente la presencia física en sus oficinas, o la observancia estricta de plazos que en esta coyuntura no se iban a poder cumplir como estaba previsto.

En esa línea, mantuvimos contactos con todos los organismos involucrados en la operativa, tanto públicos como privados, para así estructurar procedimientos eficientes digitalizados, manteniendo a todos nuestros asociados informados constantemente, a fin de que las operaciones de importación, exportación y tránsito pudieran continuar realizándose de la mejor manera posible.

En otro orden de cosas, también desde el punto de vista interno y con el objeto de mantener los servicios presenciales en nuestra sede social, debimos adoptar ciertas medidas, pasando parte del personal a realizar tareas por teletrabajo, para que, en caso de que fuera necesario y ante una emergencia, se contara con un equipo de respaldo que pudiera dar continuidad a los mismos.

Entendimos además que nuestra profesión no podía estar al margen de las campañas solidarias que se estaban llevando adelante con el objeto de asistir a aquellos que más lo necesitan en este momento. Al efecto, la Comisión Directiva dispuso realizar un aporte económico al fondo Coronavirus, como una forma de que nuestra actividad estuviera presente en esa iniciativa humanitaria.

En forma paralela, como una manera de que la opinión pública tomara conocimiento de la labor que continuamos desarrollando los despachantes de aduana durante esta difícil etapa, realizamos un breve spot publicitario que fue difundido por medios de comunicación.

En el spot hicimos conocer la labor que desempeñamos como auxiliares de la función pública aduanera, y destacamos nuestro compromiso de seguir contribuyendo, con los debidos recaudos, para que tanto los insumos sanitarios como los productos de primera necesidad lleguen a nuestra población, con la certeza de que nuestro aporte profesional es útil para que Uruguay pueda sortear de la mejor manera esta difícil situación.

En definitiva, si bien son muchos los objetivos cumplidos y los que aún quedan por lograr, estos son algunos de los que, gracias a la colaboración de nuestros asociados y la gestión de la Comisión Directiva, hemos podido concretar como una contribución tanto a nuestra profesión como también al comercio exterior de nuestro país.

Avícolas del Oeste lanzó una nueva línea de productos cocidos, prontos para consumir, congelados, buscando llegar a todo tipo de público con un alimento diseñado especialmente para cubrir las nuevas necesidades, destacado por ser de calidad, sano, nutritivo, tentador y confiable. Incluye varios productos gourmet, envasados para dos o cuatro personas. La empresa, de conducción familiar, fue fundada en 1965 por Ernesto Frontini, quien comenzó criando y faenando pollos en el fondo de su casa, y se transformó con los años en un referente del sector

Avícolas del Oeste fue fundada por Ernesto Frontini cuando tenía 15 años, con la ayuda de sus padres Tito y Chona, criando y faenando pollos en el fondo de su casa.

En 1968 compró la primera chacra con el fin de hacer galpones de crianza. Esa fue su gran inversión inicial, y desde ese momento innovar y crecer se convirtieron en los objetivos primordiales, según relata su hija, Sabrina.

Tras dos décadas de esfuerzos, en 1990 se consolidó la producción y la empresa se hizo un lugar en el mercado vendiendo pollo con menudos. En 1995 avanzó con la automatización de sus procesos, más maquinaria y distribución propia en todo el país.

Ya entrando en el nuevo siglo, en el 2000 lograron finalmente la integración vertical: molino, incubadora, fasoneros y frigorífico.

En el 2005 la oferta de productos se extendió a cortes y elaborados, y se integró la segunda generación.

En el 2019, Avícolas del Oeste amplió nuevamente su propuesta con las líneas actuales de productos elaborados cocidos y congelados.

 

Satisfacer las nuevas tendencias

Avícolas del Oeste comercializa productos elaborados de pollo, cocidos al horno (como en casa) y congelados, envasados al vacío en porciones de a dos o de a cuatro.

“Buscamos poder llegar con una propuesta distinta a la familia, y que ello represente una solución a la hora de hacer la comida en el día a día”, explicó Sabrina Frontini, hija del fundador de la empresa.

“¿A qué apuntamos? Visualizamos las nuevas tendencias de productos naturales, sanos y nutritivos, y el cambio de costumbres, la revalorización del tiempo. Queremos ser parte de esta revolución.”

“Al cliente final”, relató, “le damos un producto especialmente diseñado para cubrir estas nuevas necesidades: de calidad, sano, nutritivo, tentador y confiable, con el respaldo de nuestra marca y servicio de calidad”.

¿Cuál es el objetivo comercial de la nueva línea y qué tipo de inversión hicieron para proyectarla?

Buscamos innovar, sorprender al cliente, con una nueva línea de productos congelados gourmet. Todos son cocidos en un horno especial y congelados en abatidor para que no se pierda el sabor.

Además, estamos convencidos de que es importante generar un valor agregado al producto que ya teníamos, apuntando hacia las nuevas tendencias.

Para desarrollar los nuevos productos invertimos en la construcción de una nueva planta y en la compra de hornos Rational y abatidores.

Retail y Delibox implican la convicción de llegar a todo tipo de público y en todo tipo de puesto de venta. Tienen que ver también con llegar a un público más joven.

Delibox, al igual que Westchicken o Wingit, son marcas que buscan otra manera de llegar al público con productos de Avícolas del Oeste. Con Delibox pretendemos llegar más a las familias mediante una propuesta diferente de combos especialmente armados y pensados para sus necesidades.

Con las otras dos marcas logramos llegar a los bares y atender al público más joven.

 

¿Comparten los desafíos de todas las empresas de alimentos o hay exigencias y desafíos propios del sector avícola?

El sector avícola tiene sus particularidades y es bastante especial. Pero nos sentimos parte del rubro alimentación y compartimos los mismos desafíos que enfrenta cualquier empresa productora en nuestro país.

En Uruguay se hace muy difícil competir con mercadería que llega del exterior, y es casi imposible exportar. Pero seguiremos trabajando en esto y en el ingreso y adaptación de la planta a nuevas tecnologías, buscando derribar estas fronteras y procurando un futuro mejor para la avicultura en nuestro país.

¿Existen nichos de mercado aún por explorar?

Siempre existen nuevos nichos en el mercado, el único límite es la imaginación. Tenemos un departamento de la empresa abocado a innovar e investigar nuevas posibilidades. Es justamente con este equipo que se desarrolló esta nueva línea de cocidos en la que hoy tenemos más de 30 propuestas de diferentes platos a degustar y con quienes seguiremos investigando nuevas alternativas.

 

Calidad y sabor

Los nuevos productos que ofrece Avícolas del Oeste vienen de a dos unidades, envasados al vacío. “Están pensados para dos o cuatro personas. Los diseñamos con la colaboración de un chef. La idea es sorprender al público con una propuesta distinta, más allá de pizzas o empanadas”, detalló Sabrina Frontini.

La oferta es variada: gourmet barbacoa, supremas rellenas de jamón y queso o espinaca y queso, milanesas napolitanas, muslos cuarto de pollo a la manteca negra y ajo y a la pizza, arrollados, pamplonas, pinchos rápidos hechos con el solomillo de pollo y la panceta.

Agregó que en la propuesta de la empresa destacan alitas picantes, pensadas y diseñadas para el paladar de los uruguayos. Pican, pero no mucho.

Frontini anunció que en un futuro cercano habrá nuevos productos.

 

Cuatro pilares

Sabrina Frontini sostuvo que Avícolas del Oeste basa su éxito en cuatro pilares.

El primero es la calidad. “Gracias a la integración vertical podemos controlar la alimentación de los pollos, que es uno de los principales factores para logar una buena materia prima, y tenemos además un equipo que se dedica a la gestión y control de las buenas prácticas de manera constante e integral”.

“El segundo es la marca. Apostamos a marcar una diferencia, y hoy en día somos reconocidos y buscados por el consumidor final. Este es el mayor reconociendo que podemos recibir.”

“El tercer pilar es nuestro personal”, siguió. “Tenemos un equipo humano invaluable, con personas que nos acompañanhace muchos años. Ellos son claves, y aportan permanentemente un gran conocimiento especifico en cada una de las aéreas nombradas”.

Por último, Frontini destacó la distribución, que permite a la empresa cubrir todo el país mediante sus camiones y centros logísticos en Paysandú, Salto y Maldonado.

La seguridad informática, la protección de la información y los datos son fundamentales para una empresa, y con la expansión del teletrabajo —hecho provocado por la pandemia—, garantizarla se vuelve cada vez más importante, afirmó en diálogo con Somos Uruguay Revista José Luis López, director ejecutivo de ESET Uruguay. El experto destacó las ventajas de nuestro país por su infraestructura tecnológica, muy superior a la de la mayoría de los otros de la región, la red de fibra óptica y las velocidades de acceso internacional a internet, pero alertó sobre la “poca educación” que existe respecto a las estrategias de seguridad informática

Cuando hablamos de información, de datos que se pueden almacenar, nos referimos a uno de los bienes que más cotizan. Mucho más que el petróleo. Hoy, los datos ganan elecciones y definen el rumbo del mundo de los negocios. Salvaguardar y mantener estos nuevos tesoros de manera segura es tarea dura y ardua, más allá del buen posicionamiento que tiene nuestro país en el ámbito de la seguridad informática. Lo más laborioso es entender lo importante y trascendente que es cuidar la información.

ESET es una empresa dedicada a la seguridad informática. Ofrece soluciones de seguridad para empresas y consumidores en más de 202 países desde hace más de 30 años. En Uruguay protege a más de 50.000 equipos y dispositivos de más de 2.000 empresas, ofreciendo soporte técnico local desde el 2004.

“El trabajo de ESET es proteger y monitorear discretamente las 24 horas del día, los siete días de la semana, actualizando las defensas en tiempo real para mantener a los usuarios seguros y las empresas funcionando sin interrupción. Las amenazas en evolución requieren de todo un equipo de seguridad que también esté en movimiento y actualización. Respaldada por centros de investigación y desarrollo en todo el mundo, ESET se convirtió en la primera compañía de seguridad informática en ganar 100 premios VB100 del laboratorio Virus Bulletin, identificando todas las muestras de malware in-the-wild sin interrupción desde el 2003”, afirmó José Luis López, director ejecutivo de ESET Uruguay.

En épocas en que se impone el teletrabajo o home working como una herramienta que llegó para quedarse, Uruguay se ha destacado por su adaptación y su seguridad a la hora de aplicarla.

Según López, “técnicamente, el país se encontró en una posición privilegiada para esto. Su infraestructura tecnológica es muy superior a la de la mayoría de los países de la región. La red de fibra óptica y las velocidades de acceso internacional a internet constituyen un rasgo diferencial que ahora tuvimos la oportunidad de valorar”.

Ser un país bien conectado juega a favor de la tarea de cuidar la seguridad en el ciberespacio. “Y desde el punto de vista de la seguridad informática, según el Global Cybersecurity Index de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo de las Naciones Unidas, Uruguay ocupa el tercer puesto entre los países más seguros de América en materia cibernética, solamente superado por Estados Unidos y Canadá. Este índice analiza la capacidad y la experiencia de diferentes organizaciones para trabajar y proteger a los diferentes usuarios de la red en los países asociados a la UIT”, explicó.

No obstante, siempre hay flaquezas o puntos débiles. En el caso de nuestro país es la “poca educación” que existe respecto a las estrategias de seguridad informática, sobre todo cuando bajamos al nivel del usuario sentado frente a su computadora.

“Una empresa, cualquiera sea su tamaño, debe tener claro que casi siempre su principal valor está en la información almacenada en forma de datos. De esto depende su negocio”, precisó el empresario, quien sabe de primera mano que cada día los datos cotizan más y por tanto se vuelven más codiciados y vulnerables.

Precauciones básicas

Según el director ejecutivo de ESET, “las precauciones básicas empiezan con el uso de un software que cumpla las funciones de antivirus, pero que también pueda ayudar a evitar la pérdida de estos datos, que son el activo de la empresa. Esto último puede ocurrir por el robo o por la fuga de información o también porque un cibercriminal pueda tomar el control de nuestro equipo”.

También una empresa debe preocuparse por evitar el borrado —accidental o no— de sus archivos. “Un sistema de respaldo es imprescindible”, explicó.

Además, se debe evitar el acceso no autorizado de cualquier persona o de un software malicioso (ransomware) que acabe robando o cifrando la información y haciéndola inutilizable. Son situaciones que toda empresa debería estar preparada para enfrentar.

López hizo hincapié en la educación como término clave para afianzar la seguridad: “Cuando se habla del trabajo desde la casa, todo este escenario puede ser mucho más delicado. La primera recomendación: el personal debería tener nociones básicas de seguridad informática. La educación es lo primero en lo que toda empresa debería invertir”.

Cuando se utiliza una plataforma preparada para el teletrabajo, las cosas podrían ser más sencillas, “pero como en ciberseguridad siempre es el ser humano quien termina decidiendo para bien o para mal (a través de un simple clic), el entrenamiento previo sigue siendo fundamental”.

Aunque educar previene, está claro que “no todas las empresas de nuestro país están preparadas aún hoy para esto”, alertó.

ESET recomienda estar atentos a situaciones en apariencia sencillas: “Las redes sociales pueden ser muy útiles para el trabajo de cualquier oficina, incluso cuando lo hacemos desde nuestra casa. El acceso a un wifi de buena calidad también es una herramienta que fácilmente puede hacernos olvidar que estamos trabajando de forma remota”.

Pero primero, advirtió López, “debemos ser conscientes de que al ingresar datos críticos como usuario y contraseña en un acceso web, cuando estamos conectados a una red pública desconocida (o incluso a la de nuestro propio hogar, si nunca nos preocupamos por configurarla de forma segura), podríamos estar poniendo en peligro a toda nuestra empresa. La empresa debe ser consciente de todos estos peligros para así preparar el entorno”.

Cómo debe prepararse a la empresa

Según López, “para empezar, la empresa debería como mínimo implementar contraseñas robustas en cualquier acceso remoto a información crítica de la compañía. El factor de doble autenticación es una herramienta eficaz —aun con sus debilidades— para minimizar el riesgo de que nos roben nuestras credenciales”.

“No instalar aplicaciones no autorizadas, cuando estamos utilizando nuestra computadora o la proporcionada por la empresa, es otra de las recomendaciones básicas”.

El experto menciona también otros modos de protegerse, como utilizar una red privada virtual o VPN para conectarnos a los servidores de la empresa y no instalar dispositivos USB no autorizados. “Podremos evitarnos varios dolores de cabeza”. Y agregó que es clave “mantener el sistema operativo y todo el software necesario actualizado. Si nuestra empresa nos proporciona el equipo, ya debería estarlo. Si usamos nuestro propio equipo, deberíamos asegurarnos antes o consultarlo con el departamento técnico de la empresa”.

En definitiva, se trata de prevenir, de no dejar la información valiosa accesible a quienes no desean darle un buen fin o, simplemente, son ajenos a la empresa o institución.

“Ya lo dijimos, respaldar nuestra información es importante. Pero también deberíamos pensar en un programa que pueda cifrarla para que, en caso del robo físico del equipo, no corramos el riesgo de que información crítica de la empresa pueda llegar a caer en manos no deseadas o tomar estado público.”

Otros consejos útiles son “no dejar sesiones abiertas cuando no estamos frente a la computadora o dispositivo. Y no descargar archivos ni hacer clic en enlaces no solicitados recibidos vía mail o a través de mensajes, aun cuando creamos que son enviados por alguien de la compañía”.

López relató que empresas importantes, con una gran infraestructura en seguridad, han sufrido grandes pérdidas por creer que un mail o un mensaje han sido enviados por una persona conocida.

“Es muy fácil obtener esta información de internet para suplantar la identidad de alguien que simule ser de nuestra compañía. Esto es más delicado cuando estamos trabajando de forma remota, porque no siempre podremos corroborar fácilmente su procedencia.”

Sin embargo, reiteró López, el primer paso para cualquier empresa, es conocer la importancia de proteger su negocio de las amenazas cibernéticas. “La educación es fundamental para implementar el teletrabajo de manera segura. No dar información o enviar archivos o datos al primero que los pida puede ser algo obvio, pero la confianza que nos puede brindar trabajar desde nuestro hogar puede hacer que olvidemos tomar precauciones que en otras situaciones serían obvias”.

SI aún no los conoces mira por favor este VIDEO de 30 segundos para saber quienes son 

 

“NST, Google for Education Partner y Google Cloud Partner”, quiere invitarte a que puedas sumarte como “PADRINO SOLIDARIO” para poder ayudar a REDALCO, un ONG que hace un trabajo increíble para darle de comer a muchísima gente en medio de esta pandemia y necesita de nuestra ayuda URGENTE.

 

Las consecuencias económicas desfavorables han generado una creciente emergencia alimentaria y la organización entrega frutas y verduras al 60% de las ollas populares de Montevideo.

VER VIDEO del impacto del trabajo de Redalco

 

El 50% de los insumos de 130 ollas populares, son entregados por Redalco para atender a 13.000 personas que presentan dificultades para acceder a una alimentación sana y nutritiva ante la emergencia sanitaria y alimentaria que enfrenta el país a raíz de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

 

Por el momento cuentan con recursos para sostener el apoyo por dos semanas más, implicando esto un riesgo para la sostenibilidad de las ollas, que brindan una alimentación en este momento tan difícil.

En este marco, se propuso triplicar la cantidad de kg de alimentos, pasando de 20.000kg a 60.000kg de forma mensual y lo consiguieron, ahora su meta es sostenerlo hasta que sea necesario.

Para lograrlo han creado mecanismos para que las empresas colaboren. 

El mismo se enmarca bajo el “plan de padrinazgos” que mediante la contribución de las empresas se logra sostener las entregas de alimentos a las instituciones beneficiarias de Redalco. 

 

PARA PODER AYUDAR A REDALCO

En su página web redalco.org se despliegan las formas para colaborar. 

Además, Redalco invita además a contribuir compartiendo esta iniciativa en las redes sociales, Instagram, Facebook y Twitter.

 

Muchas Gracias a todos los que puedan sumarse!!

 


Jueves 9 de julio, 11 h (-4 GMT)
(Verifique el horario de Santiago, Chile, de acuerdo a su ubicación)La UNESCO, en colaboración con el Grupo Regional de Educación América Latina y el Caribe para la Gestión del Riesgo, Desastres y Migraciónha lanzado la serie de seminarios web “No dejar a nadie atrás en tiempos de COVID-19”.

El seminario web regional n°11: “El COVID-19 y la educación superior: Impacto y recomendaciones” tiene como objetivos:

       Presentar una panorámica de los impactos de la pandemia en la educación superior, así como la estrategia propuesta desde el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC-UNESCO) a gobiernos e instituciones de educación superior, con miras a mitigar impactos y prepararse para “el día después”;

       Discutir de los principios rectores que deben estar imbricados en cualquier marco de reapertura presencial de las actividades en el sector terciario de la educación;

       A través de las discusiones, compartir los desafíos de la educación superior latinoamericana en la crisis actual.

Esta undécima entrega de la serie será facilitada por el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC-UNESCO), y es organizada de forma conjunta por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), el Grupo Regional de Educación América Latina y el Caribe, y la Oficina de las Naciones Unidas para Reducción de Riesgo de Desastres. 

El evento en línea está dirigido a profesionales de los ministerios de Educación, de educación superior, agencias de acreditación y otras entidades vinculadas al sector terciario de la educación, incluyendo a los actores clave que inciden en las reaperturas del sector, y voces desde el sector humanitario, sanitario y educativo en general.

El seminario web se realizará en español a través de la plataforma Zoom (inscríbase para participar) y el canal de Youtube de la OREALC/UNESCO Santiagoy contará con presentaciones de panelistas expertos, como también de las organizaciones facilitadoras.

Adjuntamos la nota conceptual de este seminario con información más detallada.

Vea los temas de los próximos seminarios

Les esperamos el jueves 9 de julio  de 11 a 12.30 h, -4 UTC
(Verifique el horario de Santiago, Chile, de acuerdo a su ubicación)

En su 25º aniversario, el director de Salomón Grúas, Ricardo Salomón, conversó con Somos Uruguay Revista sobre los avances de la empresa y del mercado uruguayo en servicio de grúas y transporte de cargas especiales, y sobre cómo fueron evolucionando los equipos y las capacidades requeridas para brindar un servicio de excelencia.
La empresa, que opera desde 1995 en todo el país, ha participado en el traslado de mercadería, componentes e infraestructura en todas las industrias uruguayas, trasladando barcos, camiones, tanques, puentes, eólicos, silos, monumentos, contenedores, maquinaria en general, etc, etc, y es la primera con certificación UNIT-ISO 9001 de gestión de calidad, y UNIT-OHSAS 18001, de gestión de seguridad y salud ocupacional.

¿Cómo están viviendo este 25° aniversario de la empresa?

Estamos muy orgullosos, comenzamos con un sueño de una grúa de 25 toneladas, que parecía enorme, y hemos participado en todos los grandes proyectos de Uruguay desde aquel entonces.

Recuerdo con mucho cariño aquella pequeña oficina que alquilábamos en un estacionamiento donde guardábamos y manteníamos la grúa.

Éramos Gonzalo, ”el negro Perico” y yo.

Luego vino Fabiana, nos mudamos a un galpón, el entrañable Walter, que nos sigue acompañando en cada transporte... Ahí llegó Omar, Daniel...hay mucho para agradecer.

Y a partir de allí, y con la premisa de hacer nuestro trabajo de la mejor manera, se fue desarrollando el gran equipo que hoy conformamos.

Fuimos los primeros en certificar gruistas, que en aquel momento lo hacíamos en el exterior, íbamos a San Pablo. Luego empezamos a dar cursos en la propia empresa, y tenemos el orgullo de que la mayoría de nuestros operadores son formados en la empresa. También formamos a nuestros supervisores, jefes de operaciones con cursos en el exterior de diseño de movimientos de carga y cursos de seguridad.

Así como fuimos evolucionando en las grúas, fuimos acompañándolo con transporte de cargas especiales. En la medida en que fuimos agrandando las grúas, también fuimos aumentando la capacidad de los equipos de transporte para poder transportar lo que cargamos con las grúas y poder brindar un servicio integral a los clientes.

¿Cuáles son los principales logros de la empresa en estos años?

Cuando empezamos había muy pocas grúas en Uruguay, tuvimos que ir al exterior a ver cómo era que se hacía en los países que inventan esto.

Tuvimos la suerte de trabajar con algunos de los grandes gruistas de esos tiempos… maestros totalmente intuitivos, grandes en el manejo del equilibrio y la palanca y la satisfacción del trabajo bien hecho, de ellos aprendió toda la nueva generación, quienes ya vienen además con dominio de la informática y las comunicaciones, lo cual les permite adaptarse a los nuevos elementos de operación y control de las grúas.

La maquinaria la puede comprar cualquiera con el dinero suficiente, para nosotros lo esencial es tener un buen equipo de gente trabajando, y aquí somos reconocidos por trabajar bien y hacer las cosas con calidad y seguridad. Fuimos la primera empresa de grúas del Uruguay en certificarnos en calidad y seguridad, ya hace unos cuantos años.

¿Cuáles son las características del mercado uruguayo en movimiento de grúas?

Es un mercado bastante irregular por eso es muy difícil proyectarse. Igualmente, en todos estos años hemos logrado tener más de 300 clientes con los cuales hemos crecido juntos.

Nos adaptamos a sus necesidades y les brindamos soluciones integrales, nos reconocen como buscadores de la excelencia y confían en nosotros.

¿Cómo ha ido cambiando la cartera de clientes en estos 25 años?

Ha ido evolucionando, normalmente las empresas nos llaman desde el comienzo, desde que sacan su mercadería del puerto, tenemos gran experiencia en cargas proyecto. Luego para hacer el diseño de los montajes, realizarlos, y más adelante para el mantenimiento y paradas de planta.

Trabajamos con empresas montadoras en montaje mecánico, con empresas constructoras, como Saceem, Berkes, Teyma, Ciemsa, Stiler, en fin todas las grandes empresas del Uruguay.

También trabajamos con premoldeados, ya sea en galpones o en construcción en general. Básicamente las grúas se utilizan para la industria, para calderería, para subir equipos de frío, armar fabricas, entre tantos otros. Creo que no hay industria en Uruguay en la que no hayamos trabajado o estemos trabajando.

También hemos trabajado con energía eólica y lo seguimos haciendo, con cambios de componentes y mantenimiento.

¿Cómo influye el tema seguridad en los procedimientos de trabajo y el servicio?

Se ha mejorado mucho, dándole mucha prioridad a la seguridad. Todo lo que nosotros hacíamos como valor agregado en cuanto a la seguridad del trabajo hoy va siendo parte de los procedimientos que todas las empresas piden, eso nos motiva a estar buscando siempre nuevos valores agregados para brindar a nuestros clientes, entendemos que eso es la mejora continua.

Recientemente hemos participado en un Comité creado por UNIT junto a todos los actores nacionales especializados en la materia, sobre una normativa nacional para grúas, que va a salir en cualquier momento. Vamos a tener el orgullo de tener nuestra propia norma uruguaya.

Es una actividad con muchos factores a tener en cuenta, el tema seguridad es muy importante, entonces está muy bueno que se vaya normalizando.

¿Cómo imagina a la empresa en los próximos diez años?

Hemos avanzado en cuanto a capacidad, empezamos con una grúa de 25 toneladas y hoy tenemos entre grúas y transporte en el entorno de 40 equipos, y ya grúas de 330 toneladas y un staff de unas 50 personas.

Trabajamos con grúas de hasta 750 toneladas que trajimos del exterior mediante alianzas con grandes empresas de la región, para proyectos que así lo requerían. Los equipos van evolucionando y vamos trayendo más equipos nuevos.

Vamos a continuar acompañando el crecimiento de nuestro país, a seguir disfrutando de lo que tanto nos gusta, ya junto a algún integrante de las nuevas generaciones que empieza a acompañarnos…

La empresa incorporó a su flota 20 unidades eléctricas que, en principio, serán utilizadas para tres líneas del centro de la ciudad. La inversión, de unos 7 millones de dólares, marca un hito en el recorrido iniciado en el 2016, cuando la empresa trajo al país el primer ómnibus ciento por ciento eléctrico. En momentos de gran incertidumbre, Cutcsa mantiene su apuesta al futuro y da un gran paso en el cambio de la matriz energética


Durante la presentación de la flota, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, destacó que la inversión significa un aporte al cuidado ambiental y la soberanía energética del país, y resaltó el valor de comprometerse con una inversión tan grande en momentos difíciles para el sector por la llegada del COVID-19.

Lacalle Pou dijo que la iniciativa impulsa el cuidado del medioambiente para las futuras generaciones, algo que suele quedar relegado a la hora de tomar decisiones de inversión, y destacó que este proyecto de transporte eléctrico construye soberanía, en especial para un país como Uruguay, que no es productor de petróleo pero sí buen generador de energía. Además, el primer mandatario dejó abierta la posibilidad de que el contexto pueda permitir en el futuro una baja en el precio del boleto.

En el acto de presentación de las unidades, participaron junto al presidente Lacalle Pou el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, el ministro de Industria, Omar Paganini, su par de Transporte, Luis Alberto Heber, la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Irene Moreira, y el intendente de Montevideo, Christian di Candia.

Paganini destacó que se trata de unidades de última generación tecnológica, que al mismo tiempo permiten aumentar la soberanía energética. El ministro planteó que se comienza por el transporte público porque es el que más cantidad de personas mueve y en el que es más fácil realizar este tipo de innovaciones.

Consultado por la prensa sobre la posibilidad de incorporar este tipo de vehículos en el interior del país, el ministro respondió que el mecanismo de inversión puede repetirse en cualquier departamento, pero aclaró que vehículos de este tipo no son aptos para los tramos interdepartamentales, dado que su autonomía no les permite hacer largos recorridos.

Las nuevas unidades

Se trata de vehículos de fabricación china de la marca BYD modelo K9, que tienen una capacidad de 30 pasajeros sentados, y cuentan con tres puertas y sistema de inclinación para facilitar el ascenso y descenso a la unidad.

Las unidades están equipadas con aire acondicionado, servicio gratuito de wifi, puertos USB en todos los asientos y pasamanos, y son de accesibilidad universal; también hay pantallas con información del recorrido, cámaras de seguridad y un sistema sonoro de información que va anunciando la siguiente parada, según lo indicado por el GPS.

Los nuevos vehículos logran emisión cero, sin consumir oxígeno, y reduciendo el calor liberado y la contaminación sonora de la ciudad. Además, cuentan con un sistema automático de detección de incendios. Las unidades están certificadas y supervisadas por las normas UNIT, mientras que los conectores cuentan con la certificación de la norma europea de sustentabilidad ambiental CA IEC 2196-2.

Cada ómnibus tiene una autonomía de 250 kilómetros, equivalente al consumo de unos dos turnos, con motorización en las ruedas, lo que contribuye a un menor desgaste y mayor eficiencia energética.

Los vehículos serán recargados en fuentes de corriente alterna, en un centro de carga con sistema de gestión y manejo inteligente del consumo eléctrico. Para completar la carga, el vehículo necesita entre tres y seis horas —dependiendo del tipo de cargador—, mientras que también puede realizarse una carga de media hora, que otorga unos 125 kilómetros de autonomía.

La puesta en marcha de estas unidades eléctricas también supone un beneficio económico para la empresa, dado que cuentan con unos 3.000 componentes mecánicos menos que los ómnibus a gasoil, lo que reduce significativamente los costos de mantenimiento de cada unidad.

Considerando su autonomía, las 20 unidades adquiridas se incorporarán principalmente a recorridos céntricos, con el eje en la avenida 18 de Julio, logrando que las líneas CA1, D1 y la línea 14 sean ciento por ciento eléctricas.

Un trayecto saludable

Ante la llegada del COVID-19 y el creciente uso del sistema de transporte público, Cutcsa incorporará en sus unidades eléctricas un sistema de desinfección del aire, que fue encomendado especialmente a MCT ESCO, una de las empresas líderes en eficiencia energética.

El sistema, que se basa en el uso de radiación ultravioleta, permite la desinfección del aire acondicionado de los coches eléctricos, mejorando la calidad del aire dentro de las unidades y bajando la carga viral, lo que contribuye a la detención de la propagación del COVID-19.

Además, cada ómnibus está equipado con un desfibrilador que tiene un sistema de georreferenciación, lo que permitirá que pueda ser utilizado por cualquier persona que lo necesite, incluso encontrándose fuera de la unidad.

Un hito importante

Para el presidente de Cutcsa, Juan Salgado, esta adquisición significa un antes y un después en la historia de la empresa, comparable a la incorporación del sistema de boletera electrónica, además de que constituye una apuesta a la innovación y la reducción de costos, y representa un hito en el camino recorrido hacia el uso de sistemas alternativos al petróleo.

Esta transformación de la matriz en el transporte mantiene a la empresa enfocada con una mirada en el futuro, algo clave en un momento marcado por las incertidumbres que ha planteado la pandemia.

En el 2016 Cutcsa fue la primera empresa del país en integrar al servicio un ómnibus ciento por ciento eléctrico, con la incorporación de un modelo K9, también de la marca BYD. Aquella iniciativa de la empresa fue planteada a la Intendencia, en primer término como una fase de prueba de dos años, y luego ya integrada como parte de su plan de renovación.

Para llegar a ese programa piloto con el primer ómnibus eléctrico del país, la empresa debió aportar, además de la compra de la unidad, recursos humanos para hacer los estudios de viabilidad.

“Esto es un paso importante para poder abaratar en el futuro el precio del boleto, es uno de los pasos que hay que dar para que en el mediano plazo eso suceda, y nosotros apoyamos esta y cualquier otra medida que apunte a abaratar los costos”, manifestó Salgado en aquella oportunidad.

El proyecto Moves

La inversión se realizó en el marco del proyecto Moves, que tiene por objetivo el recambio de la flota del transporte colectivo de gasoil a unidades, eléctricas y para ello ofrece un subsidio otorgado por el Poder Ejecutivo que equipara el precio de las unidades a gasoil con las eléctricas.

En esta oportunidad se entregaron otros 10 vehículos a otras empresas del área metropolitana y se estima que por la misma iniciativa llegarán hasta 120 unidades.

El proyecto busca que para el operador de transporte sea económicamente indiferente incorporar unidades de uno u otro tipo, lo que permitirá introducir una tecnología más eficiente, limpia, sin emisiones de gases de efecto invernadero ni otras emisiones de contaminación local. En esa línea, la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Irene Moreira, calificó la entrega de las unidades como “un gran momento para el medioambiente en la historia del Uruguay”, y agregó que se trata de un tema que le preocupa: “Mientras esté bajo la órbita de nuestro ministerio, vamos a estar apoyándolo al cien por ciento”.

Moves es ejecutado por los ministerios de Industria, Energía y Minería y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la colaboración de la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional.

La llegada de estos vehículos fue firmada en junio del 2019, con un monto total de 400.000 dólares de subsidios para las 30 unidades que se agregaron al sistema. Antes de avanzar en esta etapa del proyecto, el equipo de movilidad de la Intendencia de Montevideo realizó un estudio que consideró el impacto de este tipo de flota en Santiago de Chile. Al concretarse la llegada de estos 30 vehículos, Uruguay queda posicionado como uno de los pioneros en utilizar vehículos eléctricos en su sistema de transporte público.

El objetivo del proyecto es alcanzar en los próximos dos años unas 100 unidades de este tipo en circulación en todo el país. En la pasada Rendición de Cuentas el gobierno dispuso la implementación del subsidio destinado a apoyar la “transición inicial hacia tecnologías más eficientes y sostenibles en el transporte público colectivo de pasajeros a nivel nacional”.

La idea es sustituir hasta el 4 % de la flota total de ómnibus de motor diésel por unidades eléctricas. La diferencia en el mercado entre los ómnibus a gasoil y los ómnibus eléctricos se ubica en el entorno de los 300.000 y 350.000 dólares, además de los gastos que deben asumir las empresas para instalar la infraestructura necesaria para la carga de sus unidades.

Los desafíos del COVID-19

Debido a la situación generada por el COVID-19, Cutcsa readecuó su servicio de forma de poder garantizar a sus usuarios las condiciones idóneas, por lo que la empresa se encuentra en permanente coordinación con las autoridades nacionales y departamentales y atenta a los requisitos que plantea la emergencia sanitaria.

Para adaptarse a la nueva normalidad, Cutcsa tiene en la calle el 75 % de su flota, destinado al traslado de un 40 % de sus pasajeros habituales.

Luego de la caída del pasaje por la llegada de la pandemia, el uso del transporte fue creciendo paulatinamente, y se espera que con el reinicio de las clases en los diferentes niveles educativos la amplia mayoría de los usuarios se reincorpore al transporte colectivo. La empresa deberá acompañar ese proceso, que irá avanzando en el correr de junio, con un aumento de la flota en función de la demanda y a su vez organizando los tiempos adecuados para que el servicio esté disponible en los horarios que se vayan pautando, dado que en un primer momento el reinicio de clases no será con horario completo.

El presidente de la empresa destacó en diferentes medios de prensa la evolución del uso del tapabocas en los pasajeros, que pasó del 10 % en el primer mes de la pandemia al 90 % en mayo. Además de la exhortación por parte de las autoridades para el uso de mascarillas, la empresa realizó su aporte con la entrega de 60.000 tapabocas en distintas paradas de ómnibus de la capital. Si bien ahora está vigente un decreto de la Intendencia de Montevideo que hace obligatorio su uso, los pasajeros ya incorporaron el tapaboca en su paso cotidiano por el transporte colectivo.

A pesar de la caída en la venta de boletos, el presidente Salgado manifestó su confianza en la evolución de la empresa en este contexto de la pandemia del COVID-19, dado que, a diferencia del 2002, esta crisis encontró a la empresa en buenas condiciones administrativas, con un buen vínculo con sus trabajadores y con un alto índice de renovación de su flota, lo que también incide en los costos de funcionamiento.

Uno de los elementos claves en la conducción de la empresa en esta etapa es la velocidad para tomar decisiones en función de condiciones que nunca antes habían sido consideradas, ni siquiera como una posibilidad, como la necesidad de ofrecer un sistema de transporte que asegure una distancia amplia entre los pasajeros.

Mónica Acosta, gerenta del Sistema Integrado de Gestión de Katoen Natie (KTN) Terminal Cuenca del Plata, evaluó muy positivamente el resultado de los planes de contingencia elaborados por la empresa para enfrentar la crisis provocada por el COVID-19, y consideró que involucrar al personal fue clave para lograrlo. “La pandemia no nos tomó por sorpresa, tomamos nuestras decisiones rápida y decididamente, con el objetivo primordial de prevenir el contagio y mantener la continuidad de las operaciones”, afirmó en diálogo con Somos Uruguay Revista

 

En materia de salud ocupacional, ¿cómo afectó a una empresa como Terminal Cuenca del Plata la declaración de emergencia sanitaria? ¿Tuvo alguna afectación en el volumen de trabajo? ¿El sector portuario es muy sensible a este tipo de problemas? ¿De qué forma?

La declaración de emergencia sanitaria no nos tomó por sorpresa, ya que el grupo KTN tiene empresas en todo el mundo y seguíamos muy de cerca esta situación. En Asia y Europa ya había casos y se convocó al comité de Gestión de Riesgos global para planificar las acciones.

El 16 de marzo realizamos una evaluación de los riesgos; las metas principales eran prevenir el contagio y mantener la continuidad de las operaciones. Elaboramos la primera comunicación para todas las partes interesadas, los trabajadores, la Administración Nacional de Puertos, que es nuestro socio, nuestros clientes y la opinión pública.También se estableció un paquete de medidas de prevención.

La primera acción fue hacer una lista de las personas que podían presentar riesgos por problemas de salud preexistentes y organizar su trabajo desde casa, o bien su certificación médica cuando por la naturaleza de la tarea esto no era posible.

En relación al volumen de trabajo, tenemos dos grandes procesos; uno está relacionado con los buques y el otro con los camiones.

Sanidad de fronteras, dependiente del Ministerio de Salud Pública, elaboró un protocolo para los buques. Esto fue muy importante para orientar a nuestro equipo que sube a trabajar a bordo de los barcos. El protocolo establece la libre plática (ingreso a puerto mediante previa autorización sanitaria de la autoridad portuaria) como la clave para este asunto; entonces el buque solo ingresa a puerto si no tiene personal con síntomas, y esto está controlado por el médico de a bordo en comunicación con las autoridades aduaneras y sanitarias, que son las que permiten que pueda amarrar y realizar sus operaciones.

Para los camiones establecimos protocolos internos en los dos accesos y en logística; entre ellos, no usar sistemas a base de papel, evitar que el camionero circule, dejar elementos de desinfección a mano, marcar espacios en el piso para garantizar el distanciamiento, colocar mamparas para la atención en los gates, etcétera.

 ¿En qué consistieron las medidas que se tomaron en la empresa?

En el plan, las medidas principales están agrupadas de la siguiente forma:

  1. Medidas de comportamiento o de conducta individual, salud laboral y EPP (equipos de protección personal).
  2. Medidas de adecuación de infraestructura y medidas organizativas para garantizar el cumplimiento de lo anterior.
  3. Formación e información a los trabajadores.
    1. Comunicación: concreta, concisa, periódica, abundante, actualizada.
    2. Concientización: campañas, cartelería, mailing.
  1. Buenas prácticas de limpieza y desinfección.
  2. Comunicación con las partes interesadas.
  3. Contingencia y continuidad operativas.
  4. Monitoreo de los requisitos legales.

Para que pueda comprenderse mejor, aporto algunos ejemplos de acciones que se tomaron de acuerdo a los puntos anteriores: a los trabajadores se les dieron instrucciones para el lavado de manos y para la higiene respiratoria (cómo hago si toso o estornudo, cómo desechar pañuelos descartables). También para evitar contacto físico (no dar apretones de manos, besos, abrazos), no compartir mate ni utensilios de cocina, etcétera, etcétera.

En lo que tiene que ver con adecuación de la infraestructura se generaron comedores extras, se implementaron más espacios de descanso y relojes de marcación solo por proximidad de tarjeta. Y así se trabajó en cada uno de los ocho puntos establecidos en el plan.

 Uds. realizaron una campaña de comunicación que involucró al propio personal ¿Por qué? ¿Notaron alguna diferencia respecto a haberlo hecho de otra manera?

Siempre, cuando la gente está involucrada, la sensibilización y la concientización funcionan mejor. Si yo me estoy viendo en un póster, o estoy viendo a un compañero que hace lo mismo que yo, voy a sentir el tema“más mío”.

En relación a esta campaña, el resultado fue muy bueno porque lo vivimos como una experiencia de equipo y porque el tema está, de alguna manera, “en nuestras manos”.

El feedback ha sido muy bueno.

¿Cómo se trabajó para establecer estos protocolos?

Como comenté antes, los protocolos fueron resultado de la labor del comité de crisis de la Terminal Cuenca del Plata, y se iban alimentando de los decretos como el Conasat 54 y lo que se iba actualizando de la red global de Katoen Natie y la intervención del servicio médico interno.

Tenemos una estructura de mandos medios que fueron clave en la difusión tanto de la información como del control de las cuestiones establecidas.

Para informar usamos las carteleras así como el correo electrónico y el boletín informativo, y luego los supervisores, referentes, jefes y el equipo de HSEQ (Seguridad y Salud) trabajaron con la herramienta Take 5 para difundir y recibir feedback de los trabajadores de forma de resolver los problemas que se presentaban en el cotidiano, y con eso alimentar la siguiente revisión del plan.

¿Qué enseñanzas dejó para el futuro? ¿Cómo consideran que será la “nueva normalidad” aplicada al mundo del trabajo?

El comercio internacional marítimo es una de las actividades principales para el intercambio de bienes de todo tipo, aunque, ante la propagación del COVID-19 a nivel mundial, los gobiernos han implementado medidas muy estrictas para la llegada de buques en puertos que son el lugar donde el 80 por ciento de todas las mercaderías transitan.

Seguramente el home office va a adquirir otro valor para las organizaciones y las apps facilitarán el trabajo, y también permitirán mantener sostenida la comunicación con los clientes.

El papel ha sido uno de los enemigos de esta pandemia, así que la informática deberá ser más utilizada, los administrativos serán más usuarios de redes, de programas y de apps, y deberán estar calificados para ello, y los servicios de soporte a estos deberán estar disponibles 24/7.

La nueva normalidad tendrá mucho de algunas nuevas prácticas sociales, más que nada enfocadas a los hábitos y al comportamiento individual y social, así como también seguramente nuevas reglamentaciones que no estaban previstas y cuya necesidad se vio en este momento, y también la necesidad de que cada vez más personas estén preparadas y adquieran nuevos conocimientos para manejar procesos de forma remota.

 

La herramienta Take 5

Take 5 es una herramienta que se utiliza en Terminal Cuenca del Plata para gestionar los intercambios de información entre el equipo de Seguridad y Salud Ocupacional, los supervisores de área y el personal de cada sector. La mecánica implica la utilización de cinco minutos de trabajo para intercambiar información entre los involucrados. El hecho de que sean solamente cinco minutos es la clave de su eficacia, dado que permite lograr un intercambio fluido, conciso y suficiente. En TCP esta herramienta ha sido muy importante para el manejo de la información, sensibilización, etcétera.            


 [DMB1]Para no poner en rodas las bajadas el nombre de la publicación, se podría cambiar por: “afirma en esta entrevista”, “explica para esta publicación”.

Somos Uruguay  es una multimedia, cuyos paradigmas son Información y Diálogo.

fbintwmailyt

DIRECCIÓN:

Colón 1475 esq. 25 de Mayo

Ciudad Vieja, Montevideo

Uruguay

 

TELÉFONO:

Tel: (+598) 2916.1417

(+598) 2916.8937

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.